feb
28

¿Por qué es importante una evaluación basada en la etiología de la dislexia?

Publicado en categoría Evaluación

A pesar del acalorado debate sobre la etiología de la dislexia, todos los autores mantienen un acuerdo básico sobre el papel fundamental de la fonología en la Dislexia. La importancia del procesamiento fonológico en el aprendizaje de la lectura y en la explicación de sus dificultades ha sido puesta de manifiesto en múltiples trabajos de investigación en diferentes lenguas. Tanto los modelos teóricos (Hipótesis del Déficit fonológico) como los programas de recuperación asumen el papel central de las habilidades fonológicas y la necesidad de explorar su funcionamiento en el diagnóstico y el tratamiento de la dislexia de desarrollo.

Para entender el problema de la dislexia es indispensable contar con una teoría que explique en detalle cómo hacemos para leer y, sobre todo, cómo hacemos para aprender a leer, de forma que podamos comprender qué falla en los disléxicos. Afortunadamente este trabajo ha sido muy fructífero en las últimas décadas (ver por ejemplo el excelente texto de José Morais, 1994, traducido al castellano).

De manera sucinta vamos a evocar algunos puntos de la teoría fundamentales para la evaluación  (véase también, Alegría, 2006; Alegría, Carrillo y Sánchez, 2005; Serrano y Defior, 2005; Snowling, 2001). Un punto esencial es la distinción entre lo específico de la lectura y lo general. Leer es una actividad compleja que hace intervenir gran número de habilidades, relativamente independientes, que pueden fallar separadamente y que también pueden compensarse mutuamente. Por ejemplo, para comprender una frase escrita tal como “El barco se hundió a causa de la explosión” y a fortiori un texto, un disléxico puede fracasar por carecer de conocimientos lingüísticos generales, como el vocabulario o la sintaxis, que no son “específicos” de la lectura. Si no dispone de dichos conocimientos, no sólo la lectura sino también la comprensión del lenguaje en general será deficiente. Así pues, si nos preguntamos sobre lo que hay de específico para leer, la respuesta debe dirigirse hacia los procesos que permiten reconocer las palabras escritas (Gough y Tunmer, 1986).

En efecto, tales procesos son la piedra angular que pone en relación el escrito (una secuencia de letras) con los conocimientos lingüísticos del individuo. Nuestra comprensión de la dislexia pasa por una explicación de cómo se adquiere la habilidad de reconocer las palabras escritas y de lo que pasa en los niños que no llegan a desarrollarla. A este respecto, las teorías actuales consideran que el motor del desarrollo de dicha habilidad es de naturaleza fonológica y que toda deficiencia en este nivel es potencialmente una causa de dificultades de aprendizaje (Frith, 1999; Swan y Goswami, 1997a).

LÓGICA DE LA EVALUACIÓN

De lo expuesto hasta ahora se deduce la lógica principal del proceso de evaluación. Desde un punto de vista temporal la evaluación tiene tres pasos: a) identificar alumnos cuyo nivel lector discrepe del resto de sus habilidades cognitivas; b), estudio de los mecanismos de lectura de palabras afectados y; c) estudio etiológico de la fonología. Desde un punto de vista conceptual, la evaluación se implementa siguiendo dos ejes o dimensiones básicas. Por un lado, la dimensión etiológica, el estudio de la existencia o no de causas fonológicas que puedan explicar las dificultades de lectura detectadas y, por otro, el estudio del carácter evolutivo del trastorno que permite valorar su severidad, diferenciando entre un retraso versus una alteración del curso evolutivo.

Tag: :, , ,


Dejar un comentario

© Copyright EIDDEA . All rights reserved.
Original theme Wordpress designed by ThemesGuy, modified by Jose A. Ruiz